Fábulas infantiles con moralejas educativas

Fábula El águila, la liebre y el escarabajo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fábula El águila, la liebre y el escarabajo

Fábula El águila, la liebre y el escarabajo

Fábulas cortas de Esopo para niños con moraleja educativa que nos enseña a no ser arrogantes ni soberbios, el valor de la lealtad y la paciencia


El águila, la liebre y el escarabajo

Estaba una liebre siendo perseguida por un águila,
y viéndose perdida pidió ayuda a 
un escarabajo, suplicándole que le ayudara.
Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga.
Pero el águila, 
despreciando la insignificancia del escarabajo,
devoró a la liebre en su presencia.

Desde entonces, buscando vengarse, el escarabajo observaba los lugares
donde el 
águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra.
Viéndose el águila 
echada del lugar a donde quiera que fuera,
recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro 
para depositar sus huevos.

Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo, pero el escarabajo,
viendo la táctica 
escapatoria, hizo una bolita de estiércol,
voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus.

Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad,
y tiró por tierra los 
huevos sin darse cuenta.

Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos
en la 
época en que salen a volar los escarabajos.


MORALEJA de la fábula El águila, la liebre y el escarabajo

Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.


Valor educativo:

La enseñanza de la fábula de El águila, la liebre y el escarabajo nos ofrece varias reflexiones, por un lado, la soberbia y la arrogancia del águila que menosprecia al escarabajo porque no lo considera importante. Por otro lado, el escarabajo se solidariza con la liebre y se compromete a ayudarle, su lealtad le empuja a vengarse del águila, y además tiene la paciencia justa para encontrar la forma y el momento para que la venganza sea más efectiva.

Como anti-valor debemos resaltar que la venganza no es buena, es un valor NEGATIVO que hay que evitar.


Mensaje para los niños:

No hay que menospreciar a nadie por pequeño o poco importante que nos parezca. Todos somos importantes.

Hay que ser leal con los compañeros y comprometerse con las causas que creemos justas

Con paciencia se consiguen muchas cosas, la paciencia es un valor que hay que trabajar


Definición de los valores morales educativos de esta fábula:

ARROGANCIA: es el estado de estar convencido del derecho a situarse por encima de los otros. El arrogante (o soberbio) pretende ser superior a los demás, y desdeña la humildad.

SOBERBIA: Estima exagerada de sí mismo, o amor propio indebido, que busca la atención y el honor. Prepotente y grosero

LEALTAD: Es el compromiso de defender lo que creemos y en quien creemos

PACIENCIA: Esperar con calma a que llegue el momento óptimo


Vídeo de la fábula infantil El águila, la liebre y el escarabajo para niños

Si te ha gustado la fábula corta de El águila, la liebre y el escarabajo, comprate con tus amigos

Más fábulas cortas con moraleja

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Buscador de Fábulas cortas
Búsqueda personalizada